miércoles, 9 de abril de 2014

¿De verdad quieres?

¿Que quieres? ¿Alguien que te lleve al cielo? ¿Por qué tienes tantas ganas? ¿De verdad quieres que alguien te lleve al cielo? Todo será felicidad, armonía. Podrás alcanzar esas nubes de espuma blanca que siempre quisiste tocar con las yemas de los dedos. Podrás observar las estrellas desde más cerca, puntos luminosos en ese manto negro que nos cubre. Podrás sentir como el aire fresco entra por tu nariz y se expande por tu cuerpo provocando una agradable sensación. Sentirás el viento azotando tu ropa, haciendo que ésta ondee. Podrás ver el mundo desde lo más alto, ver a las demás personas como seres insignificantes, siendo tu alguien superior. Sentirás ese éxtasis, esa felicidad que romperá todas tus amarguras como rompen las olas arremetiendo contra las rocas. Pero ¿De verdad crees que esas nubes te sostendrán cuando no haya nadie? ¿De verdad crees que ese fuerte viento no te derribará cuando nadie te sujete? ¿Crees que no caerás? Te equivocas. Pero te daré un consejo, mejor dejar tu huella en la tierra que dejar tu aroma en el cielo, porque si pisas fuerte tu huella permanecerá, pero tu aroma será diluida por cualquier ráfaga de viento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario