sábado, 1 de noviembre de 2014

Las pasiones superficiales también son bonitas.

Tu cuerpo desnudo 
es la proporción perfecta,
la porción perfecta 
de imperfecciones.

Es una carretera 
en la que mis miedos 
conducen 
y el quita miedos seduce 
por su ausencia.

Es la suavidad 
de respirar 
aire un domingo,
fresco y puro.

Es un teclado 
que teclear,
un piano 
que tocar,
un lienzo 
que plasmar.

Es el escondite 
de mis manos,
el despiste 
de un vistazo sano.

Una ondulación 
a la que ni mis letras 
podrían adaptarse,
jamás.

Es la descripción 
de lo indescriptible,
la razón 
de mi locura,
una canción 
ininteligible.

Tu cuerpo,
yo mi guía,
la desnudez 
la ruta.

Tu cuerpo desnudo 
es poesía
nunca escrita,
sí deseada.

Está esperando a un poeta.